Skip to main content

La rehabilitación energética de edificios consiste en la optimización del uso de energía para reducir el gasto energético de este. Con esta medida, no solo abaratamos el precio de nuestras facturas, también reducimos el impacto medioambiental que tiene nuestra vivienda en el medio ambiente. En este artículo te vamos a explicar cuáles son las claves principales de la rehabilitación energética y cómo esta puede ayudarte a mejorar tu calidad de vida.

Los beneficios de la rehabilitación energética de edificios

Este tipo de rehabilitación tiene principalmente dos beneficios. El primero es la reducción del coste de electricidad que se consume, abaratando el precio de las facturas. El segundo es reducir las emisiones de CO₂ que se emite en la atmósfera.

Calcular la eficiencia energética de un edificio

La eficiencia energética se calcula haciendo una medición de la energía que se consume en el edificio durante un año en condiciones normales de uso y ocupación, midiendo el consumo de la iluminación, ventilación, calefacción, agua caliente, etc. Los datos se tienen que expresar en kilovatios hora por metro cuadrado (kWh/m² año) y en kilogramos por metro cuadrado (Kg CO₂/ m² año). En resumen, se miden las emisiones anuales de CO₂ y el consumo anual de energía no renovable de una vivienda. 

Una vez que se han obtenido los resultados de las mediciones, se tiene que llevar a cabo la clasificación energética del edificio. Según las medidas, al edificio se le da una calificación que varía de la A, como valor más alto, a la G, como el más reducido. Para poner un ejemplo, una vivienda con una calificación A, consume hasta un 90% menos que otra vivienda con una calificación G, una clase B en torno al 70% y una clase C un 35%.

Pasos para realizar una rehabilitación energética de edificios

Aunque no esté previsto realizar una rehabilitación energética integral del edificio, conviene que estas medidas se tengan en cuenta en cualquier tipo de reforma y aprovechar las obras para implementar nuevas formas de reducir el gasto eléctrico. 

El primer consejo sería mejorar los sistemas de aislamiento del edificio. Esta medida puede suponer un ahorro del 50% de la energía que consumen los sistemas de climatización. Para lograr esto, se tienen que tener en cuenta el aislamiento de las fachadas, las mejoras de la envolvente térmica, cubiertas o la rotura de los puentes térmicos.

Otro punto clave es tener un sistema de calefacción eficiente. Si la calefacción es anterior a 1980, seguramente este sufra pérdidas por distintas partes del sistema. Por otra parte, conviene que evites los sistemas de calefacción eléctricos, dejándolos solamente en el caso de que el edificio esté muy bien aislado. Esto es debido al alto coste energético que tienen estos sistemas y sus altas emisiones a la atmósfera. 

Nosotros recomendamos utilizar calderas de alta eficiencia energética que, a pesar de tener un alto coste, se logra amortizar el gasto en menos de la mitad de su vida útil. También aconsejamos las bombas de calor o calderas de condensación, ya que estas reducen drásticamente las emisiones de CO₂ en la atmósfera y mejora el aislamiento y la estanqueidad.

Otra medida a tener en cuenta a la hora de hacer una rehabilitación energética de edificios son las ventanas, que ayudan a mejorar el aislamiento térmico de la vivienda, conservando tanto el frío como el calor.

Otro punto importante es plantearse la integración de energías renovables, como la energía solar, la fotovoltaica o la geotérmica, que pueden llegar a satisfacer las necesidades de energía de un edificio y ayudan a reducir las emisiones de CO₂

Y estas son las claves que tienes que saber sobre la rehabilitación energética de edificios. En la constructora de obra civil doalco.com estamos muy comprometidos con el medio ambiente, y en nuestras construcciones nos preocupamos por reducir el impacto ecológico a la hora de emprender nuevos proyectos.

Close Menu

Av. de la Vega 44
03300 Orihuela, Alicante

+34 96 530 66 58
doalco@grupodoalco.com